Blogia
devacaciones

Power

Power

Hoy iba en la bici por Sevilla y escucho unos gritos. Como cualquier mortal curioso, miré en la dirección de ellos y vi a dos policías locales gritando a un hombre.

Es alguien que vende pañuelos en un semáforo y que creo que es nigeriano, porque alguna vez lo he saludado yendo en el coche y creo que me lo ha dicho. 

Cuando yo miré, le dieron un empujón en el pecho con el dedo índice y, uno de ellos, le dijo: "¿Te has enterado, gilipollas?".

Alguien podría decir: "Vete tú a saber qué había hecho antes"... Claro, eso lo cambia todo. La venganza sería justificada según qué caso... 

Yo me he ido de allí con una tristeza que creo no se irá en todo el día. Si ese hombre no fuera negro no le gritarían con esa impunidad en medio de la calle. Esa es mi hipótesis. A lo mejor estoy equivocada y estos dos polis van de justicieros de la ciudad con todo el mundo.

A todo esto, yo los miré fijamente y uno de los polis me miró también, dándome a entender que me metiera en mis asuntos.

Y eso hice, me metí en mis asuntos.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres